Month: junio 2014

Energía nuclear en el cine

Como nos alertan los expertos en certificacion energetica IGSE. El uso y el abuso de la energía nuclear como fuente primaria de alimentación de nuestras redes eléctricas es un tema que ha suscitado y suscita controversia desde hace más de cincuenta años. A día de hoy, sus desventajas son mayores que sus ventajas. Nos remitiremos a los datos y a los hechos.  Nada más.

Las centrales nucleares generan más de un tercio de la energía que consume la UE y evitan así la emisión de centenares de millones de toneladas de CO2 y otros muchos gases contaminantes a la atmósfera, por ejemplo, pero existe un alto riesgo de contaminación en caso de accidente o de sabotaje —recuérdense los desastres de Chernóbil y de Fukushima—, generan residuos radioactivos difíciles de almacenar, sus costes de instalación y mantenimiento son costosos y pueden utilizarse con fines armamentísticos; con fines no civiles sino militares.

La industria del cine nunca ha ignorado esta controversia. De hecho, el séptimo arte ha solido posicionarse en contra de la energía nuclear. A menudo, lo ha hecho de manera alarmista o sensacionalista, pero existen contadas excepciones que merece la pena destacar, tener en cuenta y valorar. El síndrome de China, Silkwood, Innocent Saturday o Land of Oblivion dan fe de ello.

El síndrome de China, dirigida por James Bridges en 1979 e interpretada por Michael Douglas, Jane Fonda y Jack Lemmon, cuenta la historia de cómo un fotógrafo y una reportera de televisión, durante la grabación de un reportaje sobre el funcionamiento de una central nuclear, descubren un posible accidente que pone en peligro la seguridad de la ciudad de Los Ángeles.

Read More

¿Cómo contar un cuento a un niño?

Contar un cuento a un niño puede ser la tarea más maravillosa o más tormentosa del mundo para un padre – ¡y para un hijo! –. Hay padres que se limitan a sentarse –a desgana– a los pies de la cama del pequeño, a abrir un libro cualquiera y a leer sin ton ni son el texto (como el otro día que leía un folleto sobre socorrismo www.escolavitae.com/tecnic-en-salvament-i-socorrisme) y entonces ven que el libro les facilita.

Pues bien, esto no hace ilusión a nadie, ni al pequeñín ni al pobre padre, que está pensando más en cómo va a coger la postura esa noche para echarse el sueñito del día que en el niño que está esperando escuchar su cuento.

Esto es una vergüenza. Así se le quitan las ganas a cualquiera de leer nada. Ni ahora ni nunca. El amor a la lectura nace y se nutre desde el principio de la vida de las personas, así que mucho cuidado con lo que se hace con los niños cuando son pequeños, vulnerables a cualquier emoción que reciban.

Mientras se les cuenta un cuento, ellos, además de poner la oreja, están imaginando las imágenes en su cabeza, su cerebro está totalmente activo recibiendo tus palabras, tu entonación y la información que les lees. Su imaginación está al rojo vivo y tú eres el único responsable de sus pensamientos, por lo tanto, no lo hagas bien, hazlo perfecto.

Al leer, has de interpretar, has de aplicar una voz y una entonación distintas con cada personaje, créete cada personaje que interpretes, que el niño logre representarlo perfectamente en su mente, que se pueda identificar, o no, con él. Has de mantener la misma ilusión siempre que leas, así el pequeño imitará tus ganas y el momento del cuento será el «gran momento del cuento» como nos explican los expertos en cuentos personalizados.

Read More