Informe pericial psicológico para fotógrafos

Cuando hablamos del informe pericial psicológico, nos referimos a un tipo de documentación que sirve para hacer una evaluación psicológica de un caso concreto para así poder determinar que acciones se deben emprender o como se debe tratar un tema. Por ejemplo, puede ser probable que antes de acceder a determinados tipos de trabajo nos obliguen a pasar por un informe pericial, o también si por ejemplo queremos adoptar o acoger un menor en nuestra familia.

Fotografos e informes periciales

Estos informes se realizan a través de entrevistas, observaciones y diferentes tests, para poder después elaborar el informe que acabará por determinar si es posible o no actuar según el caso.

Una persona que trabaja profesionalmente haciendo fotografías se puede encontrar en algún momento con la necesidad de tener que pasar uno de estos informes. Por ejemplo, si se está destinado a ser reportero de guerra, es posible que el medio que lo contrata (si lo hay) se quiera asegurar que se trata de una persona de carácter y espíritu fuerte, capaz de poder llevar a cabo la misión sin desesperarse por algunas de las cosas que va a ver allí. Tampoco hace falta ir muy lejos: algunas veces es la realidad cercana la que nos puede llevar a situaciones traumáticas. Según un estudio, periodistas mexicanos que cubren temas de narcotráfico se ven envueltos a posteriori con los síntomas de un estrés postraumático (EPT). Por eso mismo, a veces no se trata de una empresa que quiere hacer un informe previo para ver si la persona podrá cumplir o no, sino que muchas de las veces puede producirse a posteriori. Un caso posible podría ser que un fotógrafo quisiera pedirse la baja por estrés postraumático y fuera necesario un informe pericial psicológico para poder determinar la veracidad de los datos.

El mundo de los informes periciales puede ser también una oportunidad profesional para los fotógrafos, ya que a veces es necesario presentar documentación gráfica para afirmar lo que viene a concluir dicho informe. La mayor parte de estas fotografías podrían entrar en lo que oficialmente se llama la fotografía forense.

Este tipo de fotografía acompaña a los informes. Aunque todo el mundo vincule la palabra forense con cuerpos sin vida, un fotógrafo forense no se limita solamente a fotografiar muertes o heridas. Su función principal es mostrar una cosa de la manera más fiel posible y sin apenas haber modificado nada. Sería como un testigo científico y gráfico de una situación determinada como un accidente o un robo. Estas fotografías ayudan después al análisis de la situación, ya que permite que las personas que no estaban presentes en ese momento puedan verlo al máximo detalle.

Los fotógrafos forenses deben, pues, fotografiar de una forma detallista e intentando destacar todas aquellas cosas que son o pueden ser determinantes para la toma de decisiones. Para ello deberá disponer de una buena cámara y hacer buen uso tanto de la iluminación del espacio como la perspectiva más adecuada. Normalmente estos documentos gráficos se presentan con una pequeña explicación que ayude a contextualizar las imágenes.