El arte de la escenografía: Reformas en el cine

Los amantes del diseño, la decoración y la el arte Reformas en Madrid se adentran en el mundo del cine y nos aportan en este artículo su visión del arte de la decoración y la escenografía en el cine.

La escenografía, el arte cinematográfico y dramatúrgico del diseño y realización de escenarios, no suele recibir ningún tipo de crítica. Ni positiva ni negativa. Como su función es la de crear el lugar de la acción interpretativa, no es común disponer de tiempo suficiente como espectador para disfrutar de los matices  de este elemento primordial de la industria del espectáculo; dada la fugacidad de las escenas, lo único que suele quedar de la escenografía en la retina del espectador es una mirada sintetizadora de todos sus detalles. Es lógico. La escenografía está al servicio de la historia y de su verosimilitud. Casi debe ser imperceptible. Debe verse sin mirarse para no obstaculizar la asimilación  de la narración. No obstante, presetémosle atención por una vez en la vida. Qué hay detrás del arte de la escenografía.

En la época dorada de Hollywood, el escenógrafo, el director artístico, era el encargado de coordinar el trabajo de arquitectos, carpinteros, escultores, iluminadores, pintores, sastres, etcétera. Un ejército de artesanos estaba bajo su responsabilidad. En buena medida, en gran medida, de él dependía el éxito o el fracaso de las grandes producciones de antaño. Imaginemos el grado de responsabilidad de un escenógrafo si tenemos en cuenta obras maestras del cine, monumentos del cine, como Ben–Hur, Cleopatra, El gabinete del doctor Caligari, Los diez mandamientos, Metrópolis o Quo vadis, por ejemplo. Qué habría sido de estas películas si no se hubiera cuidado milimétricamente cada detalle en ellas. El cine de antes, desde luego, tenía más de artístico que de mecánico.

En la actualidad, podríamos pensar que el trabajo del director artístico  ha quedado eclipsado por el uso y el abuso de la tecnología de los efectos especiales, pero ni mucho menos. Recordemos los casos de Avatar y Titanic, ambas películas del director James Cameron. Desde luego, la espectacularidad de estas dos cintas depende de sus efectos especiales, pero quién diseñó  sobre papel toda la fauna y la flora del planeta Pandora y quién construyó una réplica a escala del barco insumergible para sólo hundirlo si no un equipo de artistas liderados por un director artístico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *