¿Por qué es importante usar marquesinas para anunciarse?

Cuando hablamos de marquesinas, básicamente a lo que nos referimos es a las cubiertas (que pueden ser de vidrio pero no necesariamente) que se encuentran delante de una puerta, como por ejemplo la entrada a una casa, a un comercio o a un edificio de oficinas.

Sirven principalmente para resguardarse –de la lluvia, del sol, etc.- y aunque suele ser de forma rectangular, con el paso de los años ha ido convirtiéndose en muchas cosas, sobre todo des de que se busca como soporte de publicidad.

Un poco de historia de las marquesinas

Veamos un poco su evolución histórica. Al principio no existían como tal, eran simplemente trozos de tela que se usaban para cubrir las entradas de edificios o tiendas y resguardarlas así de la lluvia o el sol.
Con el tiempo fueron viendo las posibilidades de estos objetos y han ido cambiando de material y de forma. No es raro hoy en día verlas de metal, plástico o plexiglás; ni tampoco verlas de distintos tamaños o explorando nuevas formas de hacerse visibles.

¿Por qué anunciarse en ellas?

Son un elemento de visualización inconfundible. La mayoría de edificios o servicios disponen de ellas (por ejemplo tiendas, gasolineras, etc.) y suelen ser un espacio muy visto por los que pasan por la calle. Su posición elevada hace que el abasto sea más amplio de lo que podría ser un cartel normal, y si además coincide que se trata de un edificio muy visitado, las razones de éxito están aseguradas.

Un ejemplo similar lo tenemos en los monopostes, que suelen ser columnas en donde se fija una publicidad en su parte superior. Estos suelen verse frecuentemente en las entradas de las ciudades o en carreteras. Su principal ventaja es su altura, ya que permite ser visto a mucha distancia de donde se encuentra situado.

Algunos consejos para mejorar la visualización:

  • Elige una tipografía grande y clara. De nada nos servirá estar en un sitio destacado si luego no se puede leer bien el texto. Escoge letras bien leíbles y ponlas a la medida que sea necesaria.
  • Escoge los colores con criterio: la letra debe tener un color diferente al color del fondo, si se trata de colores similares puede haber confusión a la hora de leer. Lo mejor es coger dos que sean contrarios como el blanco el negro. También funciona muy bien un amarillo de fondo y unas letras negras, pues son dos colores muy utilizados en publicidad (sobre todo cuando hay ofertas y rebajas).
  • Mira que las imágenes se puedan ver bien a cierta distancia y altura: si optas por ilustrar tu mensaje, hazlo en buenas condiciones. No elijas tampoco imágenes gratuitas que puedan ser vistas en otros anuncios ni imágenes de mala calidad que al ampliarlas se descuadren.